Para conseguir paseos de calidad debemos tener en cuenta que todo debe estar adaptado a las necesidades del perro, es su paseo. Es el tiempo que tiene para disfrutar explorando y reconocer el mundo en el que vive, debe ser una experiencia agradable. La forma en la que paseamos es muy importante, la velocidad del paso puede evocar activación o relajación mental.


No se trata de cansar al perro en el sentido de que ande 5 kilometros a toda prisa, si no de ir caminando de forma relajada dejando que se pare donde quiera oler, saludar a otros perros si lo desea, etc…
Un paseo no es una marcha militar a paso ligero, sé consciente de como camináis cuando vais juntos, empieza a relajarte y a disfrutar del camino tanto como tu perro quiere hacerlo.

Pd: quisiéramos aclarar que no todos los perros tienen el caminar como su paso natural y que el trote, si no está condicionado por otros factores, también es saludable en ellos. Lo importante en todo esto es no adaptar su paso al nuestro durante todo un paseo si no al contrario, adaptarnos nosotros a su velocidad natural.