En la actualidad se estima que el 24% de los hogares españoles comparte su vida con un perro, pero solo un pequeño porcentaje está informado sobre sus necesidades reales, comportamiento, educación, etc…El trabajo de un adiestrador y educador canino, a parte de ayudar a resolver los problemas que puedan darse o entrenar perros, también es informar a los guías caninos sobre cómo piensa un perro, sus formas de comunicación o sus necesidades. Hoy nos centraremos en descubrir los 4 escalones que para mi componen las necesidades básicas de un perro, ya que es muy importante para su salud física y mental que estén completamente satisfechas.

Empecemos:

¿Qué son las necesidades básicas?

«Las necesidades básicas son todas aquellas necesidades vitales que contribuyen directa o indirectamente a la supervivencia.»

El perro dado su grado de domesticación e inclusión en los hogares ya no presenta el poder de satisfacer todas sus necesidades por si mismo, si no que ahora somos nosotros los encargados y responsables de proveer que estas mismas estén completas. Para realizar este trabajo debemos conocerlas perfectamente, aunque parece una tontería un perro no necesita solamente comer, beber y domir como muchos quieren pensar. Si investigamos un poco más veremos que un perro es un ser complejo que tiene emociones y procesos cognitivos desarrollados y no le vale solamente con las 3 acciones antes mencionadas para ser feliz o estar satisfecho.

¿Cuáles son las necesidades básicas caninas?

Podemos resumirlas en 4:

  • Necesidad Biológica: Todas aquellas necesarias para el funcionamiento de la vida y su supervivencia mínima. Va desde respirar, nutrirse adecuadamente, beber agua, realizar un ejercicio físico diario adecuado al tipo de perro, tener una buena higiene del sueño, sentirse seguros en el hogar, lo cual está ligado a la posibilidad de relajarse y calmarse…Esta necesidad mantiene la homeostasis del organismo, en otras palabras, ayuda al equilibrio y el bienestar interno de su cuerpo.
  • Necesidad Emocional: Son las necesidades que tienen que ver con los sentimientos de autoconfianza y autoestima, sí, los perros también tienen autoestima. Un perro con autoestima es un perro que confía en si mismo y es capaz de resolver y gestionar algunas situaciones o conflictos, es un perro que rara vez experimenatará inseguridad ante ciertas circustancias y mantendrá un autocontrol. Además también es importante que nuestro perro confie en su entorno, no solo dentro de casa, si no fuera: en los entornos urbanos hay diferentes situaciones,  ruidos, personas, objetos, otros perros y animales, etc…Si nuestro perro es capaz de gestionar todo esto será mucho más feliz. Para ello podemos ayudarle desde cachorro o si ya es adulto también se puede, una correcta socialización, ejercicos de autocontrol mas ejercicios de resolución de problemas y propiocepción serán la clave del éxito emocional de nuestro perro.
  • Necesidad Social: Los perros son animales gregarios, es decir, tienen la necesidad de agruparse en manadas tanto con otros perros o con nosotros los humanos. Si aislamos a un perro y lo alejamos de todo contacto social estamos privandole de una necesidad básica. Al igual que los humanos necesitan relacionarse y experimentar a través del juego y la comunicación con su misma especie. Es muy importante involucrarnos directamente en sus vidas, consiguiendo tener un vínculo de calidad y además, dar la oportunidad a nuestro perro de interactuar con otros perros.
  • Necesidad Cognitiva: Aunque se encuentra en el último lugar no por ello es la menos importante. La necesidad cognitiva o de estimulación mental es la que menos damos a satisfacer a nuestros perros. Aún es poco conocido que los perros tengan la necesidad de pensar o de resolver retos, pero es sin duda una necesidad esencial y que produce grandes beneficios en nuestros colegas caninos. Pensar, resolver, oler, descubrir…hay un amplio abánico de posibilidades que se abren ante nuestros ojos y seguramente la mayoría no nos lo habiamos planteado, pero debemos involucrarnos y buscar la forma de satisfacer y completar esta última necesidad tan olvidada o desconocida. Nuestros perros necesitan estimularse sensorial y mentalmente, es nuestro deber y podemos cumplirlo a través del entrenamiento de conducta/habilidades, planteamiento de nuevos retos, juegos interactivos, presentación de novedades o descubrimiento de nuevos lugares, haciendo que usen su olfato, etc…

 

Al comparar las necesidades básicas de los humanos con las de nuestros compañeros caninos podemos observar que compartirmos algunas de ellas. Las dos especies necesitamos en primer lugar cubrir las necesidades fisiológicas y sociales para luego satisfacer otras necesidades más complejas que incluyen la forma en que nos sentimos reconocidos por los demás y el grado de autorrealización personal, que en el perro todo esto se traduce en la estimulación cognitiva, presentación de nuevos retos, usar su olfato, explorar nuevos lugares, etc…

En muchas ocasiones no saber cuales son las necesidades de nuestros compañeros de cuatro patas y por ende, no cubrirlas correctamente, puede desembocar en problemas de conducta. En algunos casos la solución no se trata de un tratamiento de conducta especializado si no de investigar y cubrir todo lo que nuestro perro necesita para ser feliz y estar satisfecho.

Y ahora te pregunto: ¿cubres todas las necesidades de tu perro?

 

 

Categorías: Etología